jueves, 19 de abril de 2012

MENUDO ACIERTO!!!


Hola a todos,


Fue nuestro descubrimiento de hace dos días. En la última comida con mi amiga Ana me lo comentaba. "Fui con María al Prado y encontramos un sitio que nos encantó. Un bar super chulo con lo suelos de hidraúlicos, paredes de ladrillo visto (ya sabéis que es mi predicción)  que se come genial y además, el personal es super atento"



La fachada ya llamará vuestra atención y el colorido de las sillas y mesas de su terraza acabaran de atraeros hacía él. 



Tras nuestro largo paseo por el Real Jardín Botánico en la mañana soleada del pasado martes era lo que necesitábamos. Buscábamos un local apetecible para tomar una cañita, pero nos gustó tanto el Café Murillo que nos quedamos a comer en la barra de la zona del bar. Los taburetes de piel no pueden ser más bonitos ni más cómodos!!





La estética del local (suelos, barra...) se mantiene prácticamente igual que cuando abrió sus puertas en 1927. La barra sigue siendo la misma, el suelo está cubierto de los maravillosos, eternos y cuanto más años más bonitos: azulejos hidráulicos, y la decoración del comedor posterior mantiene la estética de los cafés de principios del XX con pinceladas actuales que le convierten en un espacio de lo más acogedor .






En fin... la carta, claro, y la comida. La carta es muy apetecible, muy de picoteo, de "me apetece todo". La comida muy rica. Mi sobrina Marta y yo compartimos un carpaccio de carne y una hamburguesa. Teníamos tanta hambre que no nos dimos cuenta. Una vez cubierta nuestra necesidad y ya de cafecito en una de las mesitas al solecito madrileño de la terraza caímos en la cuenta. ¿Por que se llamaría la hamburguesa CH? Se lo preguntamos a uno de los camareros y nos dijo que era de ella. Entendimos que el local era de ella, pero no, al parecer es amiga de las dos dueñas, Eliza y Johanna, que tan bien han sabido mezclar presente y pasado, y figura en la carta diseñada por Boris junto con un montón de sus amigos relacionados con Venezuela.









Bueno sin más deciros que no os olvidéis de visitar el Café Murillo si os encontráis en el triángulo cultural madrileño. A nosotras nos encanto!!! Volveré con los aún más bajitos. Me encanta enseñarles todos los lugares maravillosos para que vayan acostumbrando sus retinas!!!.



Enhorabuena a las dos por este acierto!!

Espero que os haya gustado. Besos mil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada